.

.

domingo, 29 de marzo de 2020

Arpegio y Amanecer

Recomiendo leer esta nota, escuchando la melodía que la ha inspirado:


Existen melodías o álbumes de los cuales he escrito una nota, como reflexión en relación a las emociones que despiertan en mí.
Weird Fishes/Arpeggi, de Radiohead, es una de esas tercas canciones que aparece periódicamente en mi vida, para remover las emociones más profundas y oscuras, guardadas celosamente en mi ser, y extraerlas de mi interior, para recordarme lo frágil que soy, y lo mucho que el mundo duele.
Su estructura base es el escalonamiento armónico, una serie de notas cercanas en el círculo compositivo, que se interrelacionan en un movimiento fluido natural perfecto. La sensación que la melodía brinda es la de un ascenso interminable que llega a un clímax, sitio donde experimentamos lo más cercano a la Belleza, acorde a los cánones estéticos que nuestro raciocinio guarde dentro de sus confines. Pero la Razón no es lo único que acompaña a la experimentación estética.

La Belleza, sin embargo, poco tiene que ver con la idea de Perfección que tenemos de ella. O por lo menos, es la experiencia personal al respecto.
He descubierto dentro de mí, una serie de sentimientos convertidos en emociones, cuya fluidez a través de los últimos acontecimientos en los meses recientes, no ha hecho sino poner en duda todas las creencias y paradigmas individuales. Cada suceso, como el arpegio que define a la melodía, se hace más presente que el anterior, en una sucesión interminable de eventos que atacan la serenidad emocional, como bombardeos incesantes en un campo de batalla, que no encuentra un momento de Paz, de Tranquilidad, para hacerse saber en medio del desastre y la destrucción.

Las emociones se transforman entonces en un cauce incontrolable y salvaje, cuyas aguas lo consumen, lo arrasan todo, en un vaivén constante, perpetuo y repetitivo, que destruye la Serenidad y la capacidad de reconstrucción de la Realidad.
La Vida se convierte en esa balsa a la deriva donde, a pesar de existir una corriente que lo arrastra todo, no existe dirección o destino último.
Las emociones en medio del naufragio parecen tener un orden, una estructura lógica e inteligente, traducida en patrones que mis ojos y oídos intentan distinguir, y mi mente comprender; tarea que casi de inmediato abandono, por la poca capacidad de Tolerancia hacia el Dolor y la Soledad que he desarrollado durante los últimos meses. Me pregunto una y otra vez si era mejor cuando mi ser entero era capaz de contener y reprimir todo tipo de sentimientos y emociones y permanecer insensible al mundo que me rodeaba.

Las lágrimas libres y abiertas que he derramado esta mañana mientras camino escuchando la melodía que encabeza la lista de canciones que quizá no han perdido su alma humana, saturan mis sentidos, mientras Dios no tiene piedad, trayendo delante de mí, a uno de los amaneceres más hermosos que recuerde, enmarcado por nubes terribles y furiosas, de cuyo interior, e inmersas en una épica lucha, se incluye al Sol, quien intenta escapar, abatido, para dar por comenzado al nuevo día, sin poder conseguirlo hasta unos cuantos y largos minutos más, en los que contemplo hipnotizado la Agonía de la batalla, metáfora interior de mi propia lucha con la Vida, la Muerte, y la terca idea de anhelar no estar aquí, y de que lo que vivo, no está sucediendo

Pero ésa es arena de otra melodía, que de igual manera carcome mis adentros de manera violenta y sin piedad, y de la que espero encontrar las fuerzas suficientes para escribir mientras aún tenga vida.
Mientras tanto, sólo me queda enjugar las lágrimas, replegar todo signo de dolor —de nuevo— y esforzarme por no perder las últimas piezas que dan forma y sentido a lo que soy, a lo que he representado.
A veces, la Vida se empeña en demostrarnos lo frágiles que somos, a pesar de no haber siquiera hecho algo consciente que atrajera semejante castigo, el cual se repite una y otra y otra vez, en medio de la Soledad y el Abandono.


Imagen editada digitalmente, fotograma original, tomado del vídeo, cuya liga se comparte al inicio de nota.

Escucho:
Weird Fishes/Arpeggi | Radiohead

viernes, 27 de marzo de 2020

Ciudad fantasma

La ventana se ha convertido en un lienzo donde la luz del Sol ilumina mis adentros.
Como niño asustado, atisbo por el hueco entre mi realidad, y la Incertidumbre de lo que acontece, afuera.
Observo la Soledad de una ciudad sometida por la Intranquilidad, cubierta por el velo gris del Miedo.
He visto demonios agazapados en las orillas de los arbustos secos, aguardando pacientes atacar con su sola presencia y su penetrante mirada, la Seguridad y Fe de las personas.
Buscando respuestas, me he volcado en Oración al Cielo, preguntando por señales, circunstancias que deban realizarse, o dejarse de realizar, para volver a una Normalidad cuyo retorno ahora sé, no será posible. Lo digo en mi propia vida, porque lo que he visto y experimentado, ha trastocado mi perspectiva en torno a la Realidad, como jamás antes había sucedido.

Caminar en pasos silenciosos y abandonados, acompañado sólo por el perro al que le gusta subir a lo alto de la montaña, como si tuviera plena percepción de la Belleza, y admirar únicamente amaneceres rotos.
Es lo único que queda de lo que alguna vez fue. De lo que alguna vez tuve.

Y ahora escucho melodías tristes. Todas han perdido me parece su alma humana, esa Luz y falsa seguridad de ser siempre intocables y eternos.
He perdido la Ilusión de un mundo pleno, libre y feliz.
Me ha abandonado la estabilidad que representaba tu sola compañía.
Tu Silencio prolongado ha roto la Esperanza de vivir acompañado, comprendido, aceptado al fin.
Sólo miro Oscuridad.

He mirado descender desde el Ocaso del Oeste, frustrado e impotente, a la Muerte, serena, fría e implacable, tomando paciente y delicada mi cuerpo y ser entero, mirándome a los ojos con su penetrante y eterno Vacío existencial como un par de agujeros negros que han atravesado mi alma, dejándome intensos derrames rojos en el ojo del costado donde me ha mirado, compartiéndome que en estos tiempos las partidas inminentes, son circunstancias que no pueden detenerse.
¿Hay acaso un Plan Divino más allá de todo lo que acontece?

Es entonces que me sorprendo en medio del Temor, la Soledad y el Alba, abrazándote fuertemente. A ti, a ustedes, a nosotros, y a todos ellos.
En lo alto del cerro, antes de que el perro testarudo por fin descienda a la Realidad, abrazo a la Ciudad entera, y le pido, conmovido, seamos conscientes, hermanos y fuertes, para salir de esto, de aquello, de lo que aún falte.

Y en mi mente y corazón, expreso, desesperado, el mensaje que anida ahí, arribado desde no sé qué lugar, u origen, si sea mío o sea ajeno, divino o humano, que simplemente reza:

`Por favor, sigue las luces que te envío a cada momento.
¿Es que no entiendes?
Yo sólo quiero salvarte..., porque te amo más que antes´.


Escucho:
True illusion | Written in the stars | More || Vertical Horizon

domingo, 8 de marzo de 2020

Tiempo Presente

'El Tiempo Presente es igual de breve
y efímero como la palabra 'Gracias'
o 'Te amo', pero igual de sustancial'.
Ángel Olvera Vistraín.

Volverte a ver, amigo Ángel Fabián Olvera, fue sin duda una gratísima experiencia. Es extraordinario mirarte crecer, y ser testigo de cómo colocas en el bello talento de tu mente, corazón y manos, las expectativas, manifiestos y anhelos, por la Realidad que construyes a cada momento.
Me atreví a escribir, inspirado por el hermoso legado de tu más reciente exposición, este texto, que lleva el mismo nombre que esta colección de obras de arte, y que despertó en mí, sentimientos que hace muchísimo tiempo no encontraba en mí.
Te agradezco por ello, por hacerme volver a esos tiempos de hambre por conocer y comerme al mundo, por saber, por salir y navegar, caminar y perderme en medio de las propuestas, pensamientos, disciplinas y circunstancias más arriesgadas, en aras de crecer, de alimentar mi ser, sin importar las barreras, prejuicios, límites y reglas traspasadas o rotas.
Que esos tiempos regresen.
Que así sea.

Exposición montada en el Restaurante `Gran Teocali´. 
8 al 22 de Marzo, de 2020. 
San Juan Teotihuacán. 
Estado de México.


`La Infinita Pérdida del Presente´.
`La Parvada´. Por Ángel Fabián Olvera.
Somos espíritus flotando en aguas materiales. Presencias de Dios, perdidas en olas de Inconsciencia, de Caos. Barcos frágiles que flotan en medio del Sufrimiento y el Dolor.
El Tiempo Presente es lo único que nos brinda Estabilidad, y Sentido.
El instante que vivimos, en el que escribo estas líneas, el momento exacto en que tú, lector, las lees e interiorizas, es el único momento que vale la pena, así como todo comienzo en tu Vida.
El Presente es un obsequio de Dios que hemos perdido por nuestra Ignorancia, por nuestra Vanidad, y ese Egocentrismo que no hace sino obligarnos a salir al Mundo y buscar llenar los vacíos que han terminado por definir lo que [no] somos.
Vivimos sembrando nuestra atención en circunstancias propias del Ayer, Pasado enfermo que termina por enfermar nuestro ser. Contemplamos con ansia el Porvenir absurdo, Futuro incierto que carcome nuestra energía a través de miedos irracionales por preocupaciones que no existen, pero que dañan igual que espadas afiladas que hieren nuestra Integridad.

`Amaneceres´. Por Ángel Fabián Olvera.
El Tiempo Presente es así de breve, efímero, volátil, como los sentimientos instantáneos que asoman en nuestros corazones, inspirados por el Amanecer, un beso, una melodía, o una bella panorámica que arriba a nuestros ojos.
La Belleza del instante Presente se posa como suave pájaro en la palma de nuestra mano, aguardando ansiosa y sorprendida a que la alimentemos con migajas de Paciencia y Verdad. Ésta última siendo la esencia espiritual de la que somos infinita fuente, dada nuestra capacidad de crear a partir de nuestra Ensoñación, cualidad hermosa de penetrar en ese extraño y oscuro mundo de lo Desconocido, cual jaguar que entra y sale de la cueva negra, trayendo con nosotros, pequeñas piezas de un mundo de sueño, que cobran sentido cuando las bañamos dentro de las aguas de nuestro corazón, y las mostramos al Mundo como parte de nuestro Raciocinio, máquina perfecta capaz de materializar todo lo jamás imaginado, siempre y cuando, utilicemos como motor, esa gota de Gratitud, de Amor, producto de la interacción con nuestro propio espíritu.

El Presente es por lo tanto el único tiempo que dejamos pasar de largo, concentrados en poner en orden aquello de lo que nos hemos arrepentido, o bien, dejarlo marcharse por las cosas en las que queremos egoístamente que se transforme, brindándonos satisfacción, enfocados desde luego en el producto, más nunca en el proceso de Creación y de vivencia. ¡Corremos en pos de un sueño que no es más que una pieza de Realidad que no tiene existencia física!
Dejamos ir el cauce del río, pensando ilusa y estúpidamente, que las cristalinas aguas del Presente volverán algún día. Si metes tus manos al agua que corre graciosamente dentro del río, éstas se empaparán de circunstancias milagrosas que no volverán a repetir ese cúmulo de variables únicas, como temperatura, dirección, refracción, e incluso, sonido. Pensamos que el Milagro de la Vida es similar a un fruto que puedes recoger de cualquier árbol, cuando en realidad, se parece más al fluir de las aguas que corren incesantes, hasta llegar al Mar.

El problema es, que cuando lleguemos al Mar, no tendrá sentido entrar en él aguardando por esa sensación paulatina de búsqueda y saciedad de sed de Sentido por la Existencia. Es una necesidad espiritual que se satisface de a poco, porque la Vida se vive en instantes propios de un mismo Presente, en el que sólo puedes inmiscuirte por momentos breves y efímeros, cuyo constante y sutil constructo es lo que levanta los muros dentro de los cuales defines lo que piensas, lo que eres, lo que haces, y lo que puedes ofrecer al Mundo. Y construir este Universo, requiere Espacio, requiere Tiempo.
La Infinita Pérdida del Presente es la enfermedad que azota nuestros días, que cobra a cada segundo, vidas, muertes, sueños, emociones, mentes, y la hermosa sensación de vivir en Plenitud, aferrados a dejar perder lo único que tenemos gratis en la Vida: el Tiempo.

Escucho:
True. Album | Lambert

sábado, 7 de marzo de 2020

Lo que soy...

A veces escribo sólo dejándome llevar por el cielo azul.
Salgo a caminar todas las mañanas, minutos antes del amanecer. Extraña rutina ésta de andar delante aún con la oscuridad de la noche que agoniza.
En ocasiones escribo un mensaje a mis amigos, y me quedo mirando la pantalla, preguntándome cómo hemos llegado a estar tan cerca unos de otros, y tan lejos, al mismo tiempo.

Me gusta caminar observando detenidamente la Arquitectura, esa peculiar expresión humana que ha dotado de sentido y falta de él, a las ciudades que se levantan por todas partes, y que no dejan de sorprenderme por la diversidad del caos infligido.

Mi perro y yo solemos andar por áreas verdes y despobladas. Escuchar el Silencio de la Madre Naturaleza en su suave andar por la Tierra, sin preocuparse por ser centro de atención, o sobresalir por tal o cual circunstancia.

Me agrada platicar con mis amigos en persona, mientras nos miramos a los ojos, sonreímos, reímos o quizá lloramos. Ese tiempo presencial es lo único que podré dejarles envuelto en un obsequio, cuando me haya ido, en formato de memorias y recuerdos, ¡ah!, y un cálido abrazo.

Me gusta mirar como idiota las vistas panorámicas que me rodean. Admirar la Belleza presente en cada sutil detalle de todo aquello que ha construido Dios o el Hombre. Porque la Creación es un pretexto, pero la vivencia el proceso obligado de transitar sobre y a través de esta Tierra, recolectando piezas de realidad, en sentimientos o emociones, para convertirnos en aquello que jamás quisimos ser, pero que nos lleva a ser lo que está escrito, seamos.

Escucho:
Eyes on you | Kings of Leon

viernes, 6 de marzo de 2020

Resplandores

Amigos salidos directamente de la Luz, han venido a mi encuentro en este momento clave.
Pláticas, abrazos, ideas, proyectos.
Gracias a todos y cada uno por estar aquí, a mi lado, a veces de manera física, otrora de forma virtual. Las palabras y el apoyo es el mismo.
Gracias por el Tiempo, por la distracción, por brindarme momentos de sano esparcimiento, de Alegría, de Plenitud. Gracias porque todos ellos (ustedes, quiero decir), me conocen, y me obsequian aquello que saben que me motivará a continuar, de diversas maneras, pero siempre con compañías hermosas, que no hacen sino dibujar una grata sonrisa en mi memoria.

Escucho:
The gift | Joep Beving

Muros derrumbados

La primera vez que escuché la canción de Kings of Leon: `WALLS´, viajaba en auto, con un atardecer cruzándose en el horizonte, y una profunda melancolía dominando mi corazón. Era el cierre del luto de un hombre al que conocí durante la lucha por derrotar a la Enfermedad, y encontrar razones para sanar. Mientras el Sol descendía de forma majestuosa por las siluetas de las cálidas montañas, mi respiración se entrecortaba al grado de nublar mi aliento, que cedió a la Tristeza, más no ya a la pérdida.

Acababa de decir adiós a un amigo. El más fuerte y valiente que haya conocido en muchísimo tiempo. Agradecido estoy por sus enseñanzas, sus palabras de aliento, y la Fortaleza que me inculcó durante el tiempo que convivimos.
Es verdad lo que dicen: la Enfermedad y el Conflicto, en su desarrollo caótico en tu vida, pueden unirte a seres humanos extraordinarios. Juan fue uno de esos seres extraordinarios, que sin duda transformó mi vida de maneras que hasta el día de hoy, no puedo concebir.

Cuando los muros caen… milagros pueden ocurrir.
La Muerte derrumbó todo de mí.
Me sorprendió con la guarda baja, llegando en un momento donde no pensé hacerle frente, destruyendo mi perspectiva de comprensión del Universo.
Cuando pierdes a quien ha trastocado tu vida y te ha brindado Luz para guiar tu camino, de repente la Oscuridad es lo único que miras, y te hundes en sus confines sin saber por qué, qué hacer o cómo sobrevivir dentro de ella.

Cuando sientes que no hay nada en el camino… es cuando comienza la lucha por sobrevivir. La verdadera lucha por sobrevivir.
El Dolor, la Pérdida y el Vacío, son variables que merman tu existencia, y hallar Fuerza para levantarte y continuar, pareciera una titánica misión.

Pero en esos momentos de Debilidad y mayor Incertidumbre o Duda, es cuando tienes la oportunidad de honrar a quien amaste, y hallar Dirección en todo aquello que aprendiste de ese ser humano, maestro hermoso que a través del Dolor, te enseña a valorar y reencontrar quién eres, más allá de la Enfermedad, de las limitaciones, o del Miedo a coexistir.
Ahora viene lo más difícil: aprender a amar a la Vida sin la voz que inspiraba a tu corazón.

El vídeo de esta melodía es una hermosa metáfora, de cómo un encierro o Dolor, puede convertirse en una travesía hacia la Libertad, por una gama inigualable de tonalidades y colores, que no hacen sino dibujar la singularidad de tu Vida, y las emociones que definen al término del día, el ser en el que decides convertirte, pese a haberlo perdido absolutamente todo.

Vídeo de melodía `WALLS´, de Kings of Leon:


Escucho:
Walls. Album | Kings of Leon

lunes, 24 de febrero de 2020

Viaje al centro de tu vida

Hoy por la mañana me embarqué en una travesía por calles de una porción de ciudad desconocida.
Mirando a través de la ventanilla, cómo el escenario lentamente se transformaba en ambientes lejanos, distantes, diferentes, traté de mantener fijo, tu recuerdo en la memoria.

Todo viaje representa una metáfora, un poder de Metamorfosis capaz de modificar nuestra perspectiva del Mundo que nos rodea.

Estas palabras son la bitácora de tu despedida.

Puse suma atención a las calles, los trayectos, los caminos que sé, debiste recorrer en diferentes momentos, etapas y ciclos de tu vida. Las veredas que seguramente se convirtieron en favoritas, más allá de simples rutinas.

Cómo debiste ser testigo de la expansión de esa porción de tierra viva y amorfa, que dentro de sus caóticos rincones, va adquiriendo apariencia, y sentido, de acuerdo a las experiencias que viviste, que te definieron como el ser humano que llegaste a ser.
Conocer el camino que lleva al sitio que fue tu hogar me hizo conocer una parte de tí que rara vez se conoce en una persona.
Los quiebres, las vueltas, los retornos, las edificaciones, las porciones de terracería desperdigadas por todas partes. Las vistas panorámicas desde lo alto de la estructura donde descansa el sitio donde se encuentra tu hogar.
Y al llegar, visualizar y experimentar esa sensación de satisfacción por estar en casa, con quienes más amas.
Porque el Amor de Familia es el ingrediente más poderoso, humanamente hablando.
Porque gracias a él, rompemos Inercia, traspasamos nuestros límites, vencemos nuestras carencias, y re aprendemos una y otra vez quienes somos.
Las horas que pasé ahí, me sentí verdaderamente en casa, cobijado por el cariño que debiste recibir habitando ese ambiente.
Tranquilo estoy por haber conocido esta parte tuya en este hermoso contexto.

Gracias por mostrarme que los caminos, no importa la dirección, o el destino, siempre tienen sentido.
Gracias porque ha quedado vivo un fragmento tuyo que ahora es una porción de mi realidad, más allá de los recuerdos, los que fueron, los que pudieron ser y los que dolorosamente jamás serán.
Gracias por haberte cruzado en mi camino.
Si Dios coloca las piezas en su respectivo lugar, entonces no me queda duda en confiar que todo marcha como debe ser.

Después de la despedida y el último abrazo a tu familia, el regreso a casa fue un trayecto de realidades, de profundas verdades qué asimilar.
Te quedarás dentro del corazón, latiendo, para todo lo que reste de Vida.
Como todo continúa latiendo y moviéndose allá fuera.
Los vehículos continuarán abarrotando las calles, las ciudades seguirán mutando y creciendo.
Porque nada se detiene, jamás. 
Así son las cosas.
De eso estamos hechos.
De movimiento perpetuo, así que lo que más anhelo es que tu esencia se quede conmigo, y me recuerde lo importante que es aceptar las circunstancias, y fluir, en todo momento, con ellas, en un vaivén de pérdidas, lecciones y emociones.

De eso se trata vivir, al final del recorrido, al término del día, y el arribo de la inevitable oscuridad de la noche.


Escucho:
Bare. Álbum | Annie Lennox

Imagen tomada de la liga:
https://images.app.goo.gl/dcEQBn7Vt234sxFs8

domingo, 23 de febrero de 2020

Un Desierto

En la Oscuridad de la negra noche, me encuentro.
En el Silencio de la Muerte anhelo hallar sentido a todo lo que hoy lo ha perdido.
En el Valle de la Soledad encuentro Tranquilidad, más nunca, un Consuelo.
Los sonidos, el movimiento, el ajetreo de la Vida no significan nada.
Intento dormir, más el Sueño escapa de forma escurridiza y sale por la ventana, a perderse en la quietud de la noche, en el vasto Negro que cubre todo lo que mi vista encierra.

El Vacío se ha llevado consigo todo aquello que definía la Realidad que hasta hoy, me perseguía.
No queda ya Nada de los recuerdos, los anhelos, y las palabras dichas, que hoy se diluyen como agua en medio del desierto, ruin, y seco.
No hay más que oscuridad en todas direcciones.
Me pregunto cuándo dejamos de buscar la Luz a través de nuestros corazones.
Me cuestiono si valdrá la pena la búsqueda después de habernos mentido, de habernos abrazado, sabiendo que jamás estaríamos juntos.

Aún se miran las huellas que dejaste dibujadas en la arena, mientras me acompañaste a la cima de la primera piedra. 
A partir de aquí, no soporto continuar el camino solo. 
Y no llueve. Ya jamás llueve.
El calor del Sol me recuerda que la Vida es un constante reto, una prueba de supervivencia.

Pero no me interesa sobrevivir.
Yo quiero tomarte de la mano y mirar cómo la lluvia lo transforma, nos transforma en Todo.

domingo, 16 de febrero de 2020

Te amo

Caminar a lo largo de la vereda que lleva a la montaña, filo de piedra a través del cuál brilla la primera línea del Sol que amanece, me hace reflexionar sobre lo que siento dentro…

¿No era cierto que el corazón latía normalmente cuando miré todos aquellos paisajes hermosos que a otro corazón hubiese arrancado el aliento desde dentro?
No me queda claro si mentí cabalmente, o sólo fui capaz de engañarme a mí, y a todos quienes me conocieron.
Las noches bañadas en Azul Profundidad, tiñeron el filo de la ventana de mi habitación de una tonalidad hermosa que ignoré simplemente cerrando la persiana en las noches grises repletas de Melancolía. Me ignoré a mí mismo y a mis sentimientos, hundiéndonos en las páginas de un libro cualquiera, en todas esas noches quietas.
Y te amo.
Evité mirar de frente a los ojos de cada circunstancia que me inspiró a respirar profundamente y ser consciente de que siempre hubo algo más grande que yo dándole sentido a mi vida.
Cobarde estómago insensible, haciéndose el fuerte, para no sentir los efectos de aquella emoción que bañó el ambiente, y que hacía temblar todo alrededor, pero de la cuál salí campante, regio y sin lágrimas o Dolor latiendo dentro.
¡Qué estúpido fuiste al creerlo! 

Imágenes al dormir, que trajeron a mi alma genuinas muestras de ese sentimiento que transforma existencias, que cambia personas, y que modifica perspectivas, y que dejé pasar de largo para centrarme en dejar a mi cuerpo descansar después de un día rutinario y nada extraordinario.
Y te amo.
Toda la Cotidianidad de repente dejó de tener sentido cuando acepté haber sido asaltado por este cúmulo de sensaciones que recorren los mares interiores de mi ser, y que de nada sirve reprimir, ignorar o negar, moverse dentro.

Ahora transito paulatinamente las banquetas de la ciudad, y en ellas siento los antiguos pasos de las personas valientes que se atrevieron a amar sin ser correspondidas. Voces quedas y perdidas, cuyos ecos continúan aleteando en la lejanía, repitiendo suavemente las líneas de poemas dedicados a amores ocultos, olvidados, perdidos o negados, y cuya fuerza aún arranca las lágrimas de quienes escuchan con el corazón entregado al Vacío o al Olvido.
Y te amo.
Las noches y el brillo interminable de las estrellas miles, ahora me parece insoportable, al encontrar en la superficie de la Luna, un lienzo blanco teñido de emociones encontradas, a través de la distancia, del Tiempo compartido gracias al Sufrimiento de tenerte cerca, pero lejos.
El agua quieta del borde del Mar acariciando el acantilado, me parece hoy la manifestación divina más bella, que refleja la Paz que experimento antes de la tormenta de saberme hundido en el Amor que sé, tú inspiras, porque habitas dentro del Espacio de mi ser, un ser antes ruin y solitario, y hoy marchito.
Y te amo.
Te amo como confesión prohibida que me negué a mí mismo durante toda una vida.
Acepto aún con culpa la existencia de este sentimiento dentro, que descompone todo Orden —o su intento— y que destruye los años de negación que definieron lo que pensé, era la Dirección y meta a la cual llegar, y que representaba el último Destino.
Y te amo.
No puedo siquiera escribir una carta dedicada, sin que mi Razón entre en conflicto con el corazón, iniciando la batalla interminable que alumbra el insomnio que dibuja cada noche de un descanso que no acontece, y que lastima.
Porque aceptar que te amo no cambia nada.
Sólo hace más dolorosa la Vida, más anhelada la Muerte, y más hermosa la Lluvia.
Y sí, es verdad.
Te amo.

Imagen tomada de la liga:

Escucho:
I love you | Billie Eilish

jueves, 13 de febrero de 2020

Máscaras que tocan Música

La vereda que actualmente sigo, se ha desviado en demasía de aquello que solía definirme hace tres años. 
Puedo escucharlo en el rubro de la Música.

Los gustos musicales han derivado en una serie de búsquedas inconclusas e infinitas por ambientes, matices y contextos sonoros, que nos han sorprendido por su amplia variedad y las opciones diversas que hemos conocido hasta el día de hoy.

Mucho de lo que actualmente escucho raya en lo acústico e instrumental, centrado más en la Intención propia de la Meditación y el contexto de Relajación o Reflexión del espíritu.

Una de las últimas adquisiciones en gusto musical es Lambert, pianista alemán que se acopla perfectamente a artistas en piano que hemos conocido en los recientes años: como James Blake o Peter Kater.

Es extraño, porque mi instrumento musical favorito a escuchar fue durante mucho tiempo el saxofón, pasando recientemente por el violín, y ahora el piano.

Lambert, extraño artista y prominente talento en la Música, ha llamado mi atención por su original integración de contexto contemporáneo y clásico, en piezas maestras que pudieran compararse con la anacronía de genios como Nick Drake, además de una curiosidad en su apariencia que lo mantiene en la sombra de lo incógnito y desconocido.

La Música es pergamino de escritura, no sólo de mis preferencias en ese ámbito, sino de todos aquellos cambios, tanto los imperceptibles, como los aparentes y directos, en un trecho de Vida donde el Destino parece ser incierto, pero disfrutable la travesía, sin duda.

Imagen tomada del sitio:

Escucho:
True. Album | Lambert